Opera estrena Adblocker nativo

Opera estrena Adblocker nativo

Cuando todavía estamos esperando a ver qué pasa con la compra de Opera Software por parte de un consorcio de empresas chinas, la compañía noruega continúa con el desarrollo de su navegador web conforme a lo planeado y así llega Opera 37, nada menos que con un bloqueador de publicidad integrado en las opciones de la aplicación. No es el primero en hacerlo, pero sí el primero de los considerados “grandes” en atreverse a hacerlo.

No es la única novedad de Opera 37, que también estrena una curiosa función de “vídeo flotante” para, digámoslo así, facilitar el visionado en segundo plano. Es casi idéntica a la aplicación para Chrome Floating for YouTube, aunque no funciona con vídeos en Flash Player. Para probarlo, lo mejor es ir a YouTube y pinchar en el nuevo icono que aparece en la franja superior de los vídeos.

Sin embargo, es el bloqueador de publicidad nativo lo verdaderamente llamativo de este lanzamiento, y es que no se restringe a Opera en PC, sino que se extiende a Opera Mini para Android. Es un movimiento audaz por parte de la compañía en los tiempos que corren por varias razones, y la primera es que nunca antes los complementos de tipo adblock habían sido más populares. ¿Por qué integrar algo así cuando con un par de clics instalas la extensión de turno? Según los responsables del navegador, por eficiencia.

El adblock de Opera está realmente integrado en el navegador, “a nivel del motor web”, indican en el anuncio oficial; “Opera comprueba la lista de bloqueo mediante código nativo y algoritmos rápidos acelerando la computación en todo lo posible, lo que está fuera del alcance de las soluciones basadas en extensión”, agregan. Y es cierto: en efecto, resulta más eficiente a nivel de recursos, que no de efectividad en su labor… Lo he probado, sí; entre otras cosas porque Opera es mi navegador principal.

Hay que reconocerle el trabajo bien hecho a Opera, y en este caso, en un principio, no hay pegas con ese adblock nativo. Para empezar, no viene activado de manera predeterminada, sino que debe ser el usuario quien lo haga. Eso sí, han puesto la opción a la cabeza de las preferencias de la aplicación, por lo que no hay pérdida. Una vez activado permanecerá en funcionamiento y su única configuración posible es administrar excepciones, para añadir sitios en la lista blanca y respetar su publicidad.

opera-for-windows-mac-with-ad-blocker

El icono del bloqueador aparecerá en la barra de direcciones y desde ahí se puede gestionar en cada página que se visite. Además, muestra un número con los supuestos anuncios bloqueados. Y digo supuestos porque no está nada claro cómo realiza su función. Dependiendo la página y en comparación a bloqueadores populares como AdBlock Plus o uBlock, no detecta el mismo número de anuncios, ni los bloquea por igual. Por ejemplo, nada de bloquear anuncios en vídeos o rastreo web. Pero funciona por defecto en el modo de navegación privada.

De hecho, el adblock de Opera incluye una opción para probar la diferencia de velocidad de carga con el bloqueo activado y desactivado, y no solo las variables son constantes, sino que influye y mucho la sobrecarga de elementos del sitio, que no bloquea. Es muy fácil de comprobar: basta con entrar en un sitio que no contenga publicidad, donde el marcador esté a cero, y ejecutar ahí el test. Siempre hay mejora de velocidad… ¿Cómo es posible, si no está bloqueando nada? Las diferencias, en cualquier caso, son mínimas, de décimas de segundo.

opera_windows_adblock_blog

“Nuestra investigación muestra que navegar con el adblock de Opera es de media un 62% más rápido que hacerlo sin él”, comentan, y en algunos sitios el porcentaje llegaría al 90%. Dicen que ayudará a “que anunciantes y publicaciones comprendan el problema de los anuncios pesados y acelerar el cambio que la industria necesita”. Dada la pequeña cuota de mercado que ostenta Opera, poco va a cambiar en este sentido.

Lo que no está tan claro es que hayan añadido dominios a la lista blanca entre los que se cuentan Google, Facebook, Yandex y Baidu. Da la sensación de amilanamiento ante los gigantes y no casa con las justificaciones que esgrimen al hablar de la motivación tras la implementación de esta característica, que sería aumentar la velocidad de la navegación y reducir la carga de elementos, apartado sensible para con el móvil y el gasto de datos.

Es curioso, no obstante, observar cómo ha cambiado la propia Opera Software a lo largo del tiempo: comenzaron ofreciendo un navegador de pago; luego lo hicieron gratis, pero con publicidad -ojo, colocaban un pedazo de banner en la misma interfaz del navegador- y cuando se dieron cuenta de que estaban en el ostracismo, se volvieron al modelo gratis total. Reaccionaron tarde, eso sí, y nunca pudieron recuperar el terreno perdido. Pero innovaron y en el campo de los dispositivos embebidos y la movilidad no les fue nada mal; por no mencionar su división publicitaria especializada en movilidad Opera Mediaworks.

Retomando el tema, el adblock nativo que estrena Opera, tal vez con Opera Mini como excepción, no cambia un ápice la escena salvo para los usuarios de Opera. E incluso en este caso no está del todo seguro. Las extensiones serán más pesadas, pero también son más eficientes. Quien se las pueda permitir lo seguirá haciéndolo. A todo esto, ¿nos haces sitio en la lista blanca?

Via: MuyComputer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.